Pero si sólo comí una probadita, Pero si sólo comí una probadita…

Pero si sólo comí una probadita…

El primer paso para saber si “haces todo bien” es asegurarte de lo que realmente estás comiendo, parece muy sencillo, pero es el paso más importante.

Puedes comer siempre “lo permitido” y “estar en cetosis” pero si no consumes menos calorías de las que necesitas, no perderás grasa.

“Pero estoy en déficit… y aún así estoy [email protected]…”

Pues hay algunos detalles que pudieras estar omitiendo:

Aceites y grasas saludables consumidas de manera desmedida, ya sea en tu café, o en las ensaladas, o para cocinar tus alimentos.

Puñados de frutos secos o tu chocolate sin azúcar… ¿Que tanto es tantito?

Comidas saludables o permitidas, como el chicharrón, mantequilla de alguna nuez o cacahuate (¿te has dado a la tarea de realmente medir una porción REAL?), guacamole, tocino…

Queso crema, mayonesa, crema ácida, todo va dentro de una alimentación cetogénica, pero siempre con medida.

Todo lo anterior puede hacer que comas más de lo que tu cuerpo necesita y sin darte cuenta. Tal vez estés en “mantenimiento” cuando tu crees que estás en déficit.

Se más cuidadoso con lo que comes, no es ser obsesivo, es realmente preocuparte por ti mismo y lo que metes en tu cuerpo. Puedes darte gustos inclusive diariamente, pero se consciente de las porciones.

Pero si sólo comí una probadita, Pero si sólo comí una probadita…

Deja un comentario